Cold war, cuando dos historias se convierten en una

Por Violeta Sabater

Antes de estrenarse en los cines “comercialmente” el primero de este mes, Cold War pudo verse en Buenos Aires en el 5° Festival de Cine Polaco realizado en la sala del cine Cosmos-UBA, en el microcentro, a partir del 4 de octubre (festival que incluyó seis largometrajes de ficción y cinco documentales de distintos realizadores). El nombre del director podrá resonarnos hoy más cercanamente, luego de la aclamada recepción de su anterior película Ida (2013), que le valió un Oscar a la Mejor película extranjera, y que también abordaba el tema de la Polonia post-Segunda Guerra Mundial y los impactos directos de ésta en las vidas humanas de ese país. En su última película vuelve a retomar este tema, ahora desde el género del melodrama y la historia de encuentros y desencuentros a través de los años de la pareja protagónica. Sin embargo, como su título lo indica, no deja de ser sumamente relevante el contexto político-social que asedia a Polonia a partir de lo que se denominó la guerra fría, y sus consecuencias en esta historia. Eso es lo que hace tan particular e interesante a este film de Pawlikowski, en donde sin irse de un terreno ni del otro, entrecruza magníficamente historia colectiva e historia individual, a veces sin darnos cuenta cuál es una y cuál la otra.

Su estilo es original, propio, con un formato casi cuadrado en blanco y negro y una fotografía que se luce y desborda en cada plano, encuadres a veces descentrados, o con ángulos poco comunes, una cámara que recorre la historia de sus personajes con una gran fluidez, la misma con la que es llevado el espectador a medida que se desarrolla la película.

Cold war 1

 

El comienzo nos presenta una serie de “retratos” de distintos músicos de folklore de Polonia, personajes que tocando sus instrumentos miran directamente a cámara, y en cuya mirada pueden observarse ya los estragos de la guerra. Interviene entonces desde el principio lo que también será uno de sus aspectos centrales: el motivo de la música, que estará muy presente durante toda la película, con una gran variedad. Así se enamoran los dos protagonistas, un pianista y compositor y una cantante-bailarina, en una suerte de casting que realiza el primero a través de distintos pueblos de Polonia para conformar el coro de una orquesta de música folklórica. Es así que hay ciertas secuencias que son posibles de compararse con la comedia musical, en la representación de un espectáculo, su preparación, la cámara que baila al compás de los personajes que también lo están haciendo en la escena.

Cold war 2

 

La narración es fragmentaria, elíptica (se muestran distintos episodios de las vidas de los protagonistas desde 1949 hasta principios de 1960), no indaga psicológicamente con detalle en las motivaciones de los protagonistas y lo que de alguna manera conduce a esa historia signada por los desencuentros, por la imposibilidad de permanecer juntos, pero a su vez, la imposibilidad de vivir separados. Los diferentes momentos son simplemente mostrados al espectador, ubicándolo en tiempo y espacio. Este trabajo de la historia va de la de mano de la intención del director de no adentrarse en una narración de ese estilo, sino de, justamente, mantener una dialéctica constante entre la vida de cada personaje y la situación social y política que deben enfrentar (la presencia oscura del estalinismo que marca a toda la historia, la situación de exilio, el desarraigo), en donde una no puede dejar de implicar a la otra. Si bien la relación pareciera imposible de por sí de establecerse como tal, en los reclamos del uno al otro, por momentos en su falta de entendimiento, o en su única certeza de quererse, los acontecimientos históricos están presentes en cada momento de ellos, de los cuales no pueden escapar.

El realizador polaco construye así una historia en donde le da espacio al espectador para interpretar, intuir, distanciarse y observar aquello que ve, presenciando una fotografía única, y una historia que no deja de evidenciar el saldo de la guerra en general y en la historia de ese país.

 

Zimna wojna (Cold War/Guerra Fría); Polonia/Francia/Reino Unido, 2018

Dirección: Pawel Pawlikowski

Guión: Pawel Pawklikowski  y Janusz Glowacki

Fotografía: Lukasz Zal

Duración: 88 minutos

Interprétes: Joanna Kulig, Tomasz Kot, Cédric Kahn, Jeanne Balibar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s