El arte de unxs pocxs

Por Martina Szajowicz

1 (4)

“Con la finalidad de mantener y mejorar la producción de las muestras temporarias del MNBA hemos resuelto que se cobre entrada a partir de la próxima muestra de Turner-dijo el secretario de Cultura, Pablo Avelluto, en un comunicado-. Creemos que es una medida equitativa para que aquellos que visiten el museo puedan contribuir con su mejora. Es así cómo funcionan los grandes museos del mundo, y el nuestro es uno de ellos”.  Ésta la explicación que se da desde la Secretaría de Cultura cuando le se le preguntó el motivo de la medida de comenzar a cobrar entrada a las muestras temporales. Dejando un poco de lado la cuestión monetaria, habría que pensar qué es lo que se considera equitativo. La entrada al museo es (era) libre y gratuita desde la gestión de Jorge Glusberg en 1994. Para quienes no lo sepan, Jorge Glusberg fue un importante teórico, gestor cultural, crítico y curador de arte argentino del siglo XX. Además, fue impulsor del grupo CAyC (Centro de Arte y Comunicación), institución que durante 25 años, se proyecta como vanguardia argentina hacia el mundo. Desde el inicio de su carrera, concibió un arte plural, de y para todxs. Por lo tanto, no extraña que cuando gana el cargo de director del MNBA, lleve a la máxima potencia su modo de concebir el arte: abriendo realmente las puertas de esta institución.

2 (4)

 

Lo que está sucediendo hoy, nos golpea a todxs. Golpea a los ideales del arte vanguardista, al público y, por sobre todas las cosas, a todo el arte en general. Desde su concepción, el arte ha sido para unos pocxs, para aquellos que tenían un buen pasar económico y decidían invertir su dinero en coleccionar arte. Por lo tanto, gracias a la decisión de estas personas de hacer público su fetiche, tenemos como resultado los museos y otras instituciones artísticas que tiene un carácter mostrativo. La decisión de exhibir estas colecciones a un público y no cobrar entrada muestra, claramente, una signo de modernidad: la capacidad de que todxs puedan acceder a lo que les pertenece.  Sin embargo, sabemos muy bien que ciertas instituciones, a pesar del carácter público y gratuito, no son ni cómodas ni fáciles de acceder para cierto tipo de potencial espectador. No obstante, decisiones como la del cobro de entrada, por más que sea a un muestra temporal, le quita al museo responsabilidad social. El arte no sólo debe ser público, sino que además, al presentar épocas, miradas, subjetividades, pluralidades, es una representación bastante fiel de lo que se vive en ciertos lugares y momentos. Vetarle a la gente la posibilidad de aprehenderse a ellxs mismxs, conocer otras miradas y otros contextos, sólo genera mayor desinformación y volver a dotar al arte de esa idea de superioridad elitista. El arte es una de las creaciones que más cercana debe estar al pueblo, ya que surge de él y se conecta con él a partir de lo que muestra.

3 (3)

 

Tema vasto y complejo, donde muchas miradas se cruzan y opiniones se contraponen. Sin embargo, no podemos dejar pasar esto. La gente debe tener el derecho de acceder a lo que les pertenece, porque es un modo de  quitarle a muchas personas la posibilidad de reconocerse como parte de una sociedad.  El museo fue pensado, por Schiaffino, para modelar el gusto de la sociedad. No seamos como Schiaffino y pensemos que tenemos la verdad absoluta, seamos seres pensantes y no demos pasos atrás. El museo es de todxs y para todxs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s