Imágenes que atraviesan muros

Texto y fotos: Paola Olari Ugrotte.

Imagenes guardadas 1

 

En la inauguración de la muestra “Imágenes guardadas” el 4 de septiembre pasado en el Club Cultural Matienzo solo pudieron estar una parte de las autoras de las fotos exhibidas y quienes gestaron el proyecto.

Las de este lado del muro penitenciario son fotógrafas reconocidas de distintos estilos: Valeria Bellusci, Emiliana Miguelez, Cristina Fraire, Beatriz Cabot, Reina Vallejo, Julieta Escardó, Constanza Niscovolos, Verónica Mastrosimone, Estrella Herrera, Lorena Fernandez, Graciela Calabrese, Gisela Volá y Adriana Lestido. También hay una foto que forma parte del Archivo de la Memoria Trans.

Imagenes guardadas 2

 

Desde adentro, en el marco del taller de fotografía y escritura de “YoNoFui” que dictan Liliana Cabrera y Alejandra Marín en el Complejo IV de Ezeiza, las mujeres que no pudieron estar presentes en la muestra fueron quienes realmente trascendieron los muros. Las imágenes guardadas en sus mentes fueron expresadas con palabras tras una decisión del servicio penitenciario que impidió el acceso de cámaras.

El desafío era contar su fotos, para que otras luego le pusieran el ojo.

Así; Ely Blanco, Luciana Acebedo, Vanesa Pérez, Maia Vino, Angy Arias Duque, Sara Pereche, Estefanía Torres, Karen Chacón, Gabriela Escurra, Alejandra, Norma Miranda, Huarancca León, Heimy Cortez Hernández y Consol; narraron lo inarrable. Lo sentido, lo añorado, lo deseado, para que se volviera tangible.

La prohibición solo genera más deseo y la conexión entre estas mujeres  se dio de inmediato. No se conocen, apenas una breve reseña de la historia de cada una evade las requisas y llega al oído de las otras. No hace falta tampoco.  Solo imaginar y contar genuinamente para que se produzca  la magia del revelado.

Imagenes guardadas 3

 

Algunas de las fotógrafas describen el proceso de revisión de archivo o producción de la imagen para esta muestra como  una sublimación. Un traducir o reflejar a otra que no conocen en persona pero que sienten cerca a través de su relato.

En orden a la llegada a la convocatoria fueron eligiendo los textos o recibiendo uno aleatoriamente. Todas coinciden en haber encontrado una oportunidad para repensar los privilegios. Esos tan naturalizados que tenemos quienes vivimos de este lado, en libertad.

Algo de curiosidad hubo y algún contacto también. Pero en general el intercambio se dio en los términos de la propuesta. Una estrategia para pasar los muros que quizá no se logre por completo pero que demuestra una vez más las posibilidades que la sororidad femenina representa.

Hasta el día 9 de octubre, de martes a domingo a partir de las 20 hs. se puede visitar gratuitamente esta maravilla, un experimento a prueba de rejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s