Lástima: Antiheroísmo patetico acerca del abandono

Por Lautaro Heger

“El mundo está fuera de quicio”. Se trata de una frase enunciada por Hamlet luego de saber cómo fue asesinado su padre en manos de su tío Claudio. Dicho suceso le es transmitido al protagonista de la obra homónima de Shakespeare por parte del espíritu de su progenitor quien, a su vez, le transmite una particular herencia, la cual no solamente implica un fuerte deseo de venganza, sino también el carácter guerrero que el difunto rey supo imponer frente a sus adversarios. Sin embargo, el príncipe Hamlet termina dándose cuenta que sus valores son completamente distintos a los que su padre intentó inculcarle, cuestión que termina repercutiendo en el trágico final que el gran autor inglés plasmó en la pieza.
Al analizar la mencionada obra, el filósofo francés Jacques Derrida define a la herencia como una tarea, la cual implica “poner en orden” el tiempo, la historia, el mundo. Sin embargo, eso resulta un tanto complejo ante un mundo que se percibe como “fuera de quicio” y frente a una falta de correspondencia de valores y recursos entre el que entrega la herencia y quien la recibe.

000176354.jpg

De alguna forma u otra, sobre el aspecto mencionado puede pensarse el conflicto propuesto por el dramaturgo chileno Alexis Moreno y su obra Lástima . En ella, el protagonista llamado Marlon Brando González es presentado como un antihéroe, cuya herencia se ve imposibilitada por un motivo concreto, que refiere a la no concreción, junto a su esposa Clarisa, de la concepción de un hijo varón, imposibilitando el legado de su nombre y su oficio a la niña que ambos padres han engendrado. A su vez, dicho conflicto permite vislumbrar, según la mirada del protagonista masculino, un mundo en el que la predominancia de las mujeres cuestiona sus deseos y alza la voz contra las imposiciones y preconceptos que el mecánico eléctrico posee y exhibe desfachatadamente frente a su esposa y su hija.

000176350.jpg

El director Felipe Rubio logra convertir el pequeño hall que antecede a la sala de la calle Boedo del teatro Timbre 4 en una rústica casa en la que el tiempo parece no transcurrir, en consonancia con las conservadoras ideas que Brando González exhibe sobre el mundo femenino. A su vez, el diseño espacial se complementa, muy acertadamente, con juegos de luces, sombras y proyecciones que resaltan caracteres y hábitos de los personajes, al mismo tiempo que la música en vivo (donde encontramos piezas de Schubert, lo cual no resulta casual si tenemos en cuenta que dicho compositor austriaco tuvo un fuerte conflicto con su padre, quien intentó darle como herencia su profesión), interpretada sutilmente por Jimena Aguilar, resalta el clima intimista que la puesta propone y aumenta la tensión en los momentos más dramáticos de la obra.
Martín Urruty encarna a Marlon Brando González, enfatizando el carácter de antihéroe patético, tanto en su dolor como en su decisión de abandonar el hogar familiar. Mónica Acevedo muestra en su composición de Clarisa el hastío de la rutina, lava ropa al igual que Penélope de La odisea teje. Ambas mujeres esperan, en el caso del personaje del poema homérico, la llegada de Ulises, mientras que por el lado de la esposa de Brando González, su espera radica en la posibilidad de mostrar su disconformidad con las actitudes de su esposo y poder liberarse de esa relación que la oprime y la carga de culpa ante la hija que ambos tuvieron. Victoria Casellas plasma la inocencia, el deseo de ser aceptada por su padre y la esperanza de que la relación con su progenitor puede cambiar para mejor, pese a que la partida es un hecho inminente.
Lástima es una propuesta más que interesante, no sólo por su formato no convencional, sino también por la vigencia de las temáticas que aborda, las cuales se hallan muy en boga en nuestro mundo actual. Un padre y una decisión tomada a partir de una promesa que no se cumple y un mundo que, según su cosmovisión, se encuentra “fuera de quicio”.

 

Ficha técnico artística
Dramaturgia: Alexis Moreno
Adaptación: Jimena Aguilar, Felipe Rubio
Actúan: Mónica Acevedo, Victoria Casellas, Martín Urruty
Música en vivo: Jimena Aguilar
Vestuario: Lucía Mesa, Tamara Romero
Iluminación: Felipe Rubio
Fotografía: Matías Fernández
Dirección: Felipe Rubio
FUNCIONES: Viernes 22:45hs – Timbre 4 (Boedo 640 – CABA)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s