Los Crispines, cuando el clown puede mover fronteras

Por Matías Katz

El arte es algo que transforma a quienes lo hacen y quienes lo consumen. Pero qué pasa cuando el arte sale de los espacios designados para cada disciplina y se instala en los denominados “espacios no convencionales”, qué pasa cuando el teatro va hacia sitios donde habitualmente éste, y muchas otras disciplinas artísticas, no llegan, espacios, lugares donde las necesidades básicas son enormes y a veces donde el Estado muchas veces no llega; incluso a geografías que están alejadas de las grandes urbes y donde muchas veces ver alguien haciendo malabares o un payaso es algo que se ve por primera vez.

Un poco de todo esto hablamos con algunos de Los Crispines, el Proyecto Social de la Escuela de Clown Espacio Aguirre. Este proyecto reúne a una treintena de payasos, personas que no todos se dedican al teatro, otros sí; algunos jóvenes, otros mas grandes. Y en esta ocación Romina Furchi, Gabriel Mercado, Catalina Luchetta y Carlos Merlo, algunos de los integrantes, dialogaron con Encuentro de Espectadores sobre la enorme tarea de llevar el clown a estos sitios, y como se convirtió en una tarea que es mucho mas grande que regalar sonrisas, que es el compartir y el intercambiar amor.

CRISPINES 3

 

_Qué es, y cómo surgió el proyecto de Los Crispines?

_Catalina Luchetta: El Proyecto Social de Espacio Aguirre, ahora conocido como Los Crispines, nació como una iniciativa de Marcelo Katz hace diez años con la idea de llevar el clown a lugares que no tienen acceso a este arte. Marcelo, en un principio lo llevaba solo, se llamaba Clowns para el Mundo, y unos años después lo comenzó a coordinar Lourdes Herrera, actualmente coordinado por Gabriel Mercado.

Somos un grupo de aproximadamente treintaicinco, cuarenta payasos, que contamos con una obra para niños llamada Las aventuras del Capitán Guillermo, y también con números de clown para adultos. Con esta obra vamos a villas, comedores, ONGs, cárceles, espacios con alto grado de vulnerabilidad. Nosotros consideramos esto como un intercambio de amor, no que les llevamos el clown como regalo, sino que compartimos en cada lugar donde vamos. En algunos lugares hacemos la obra, en otros a veces si no da hacerla, no la hacemos y en vez de eso jugamos. En cada salida contamos con un grupo de civiles, es decir, personas que no van como payasos y nos acompañan y dan un soporte desde afuera.

_Por qué hacer clown donde habitualmente no llega el teatro, y qué creen que tiene el clown como género teatral para poder hacer funciones en estos lugares?

_Carlos Merlo: Para nosotros, el clown es un género muy profundo porque va a la esencia de la persona. Es mucho mas que actuar, es mucho mas que ser actor, sin desmerecer ni la actuación ni el teatro en sí, porque te mostrás como sos. Esos aspectos son tan básicos, tan lindos que nos da pie para poder ir a los lugares donde sabemos que esa gente no va a poder nunca pagar una entrada a un espectáculo, y nunca va a ver éste género. A nosotros nos interesa que puedan ver lo lindo que es el clown y poder jugar, y ver que todo el mundo tiene un payaso adentro. En algunos de los lugares donde vamos, hay gente que ve este género por primera vez; nos ha pasado que alguna vez viene un nenito de la mano de su mama o de su papa, y con timidez dice “nunca vi un payaso” y te abraza. Eso es tremendo, hermoso y muy fuerte a la vez, y eso es lo que nos da mas fuerza para seguir yendo a esos lugares para que este género llegue.

_Muchos de los que participan en este proyecto, además se dedican al clown escénico. ¿Qué diferencias encuentran entre realizar funciones en espacios no convencionales a hacer funciones en teatros?

_Romina Furchi: Para mi fue muy transformador. Si bien uno se apoya en la técnica del clown, llevarlo a estos espacios te abre otro mundo y se arma algo mucho mas grupal. Quizás dentro del teatro se puede ver mas la técnica exacta; en cambio en esto que hacemos, se puede ver mas una bola de amor.

_Cuando decís “mas grupal”, ¿a qué te referís aspecíficamente?

_En la obra que hacemos, no importa quién hace tal o cual personaje. O sea, en Los Crispines no se ven las individualidades, no aparecen los famosos egos dentro del teatro, de mirá éste que destacado lo que hace, sino que estamos todos trabajando en conjunto, en red, no solo para que salga bien la función, sino para que pueda, justamente, funcionar toda la salida, el antes el durante y el posterior a la función, que es lo que buscamos en cada salida. Y es ahí donde pienso que se ve esta esencia de Los Crispines, y donde pienso que está lo transformador de lo que hacemos. Y digo, es muy lindo actuar en el teatro, es hermoso, pero en estas salidas se vive algo diferente, una experiencia transformadora también para quienes lo hacemos.

CRISPINES 2

 

_Y en cuanto al público en esto de hacer clown en espacios no convencionales?

_Gabriel Mercado: Creo que lo que tienen estos espacios, es que las personas no entran en la convención de cuando se va a ver una obra de teatro a una sala. En las salidas que hacemos, en los lugares donde actuamos, todos somos espectadores; todos formamos parte de ese espectáculo que es ir a hacer el intercambio que hacemos. Nosotros vamos, hacemos la función y el público que está ahí es espectador de nuestra función; y nosotros, como los que vamos al lugar, somos espectadores de lo que esa gente nos está dando a nosotros.

__Quisiera que cuenten de qué se trata la obra.

_Catalina: Las aventuras del Capitán Guillermo, es una obra que se trata de un capitán de un barco que pierde a toda su tripulación, no tiene marineros, y tiene un ayudante llamado Crispin. De pronto llegan unos mensajeros del Reino donde ellos viven, que les dicen que va a haber una competencia de carabelas y que el ganador va a ser nombrado Gran Almirante y recibirá muchos premios; entonces el capitán se encuentra en la encrucijada de que quiere participar, pero no tiene tripulación. Por lo tanto, a él y a Crispin se les ocurre poner una nota en el diario para conseguir tripulantes. Pero, en vez de llegar marineros, aparecen personas que no saben nada de navegación, y son todos artistas. Por ejemplo, hay unos mentalistas, unos malabaristas, equilibristas, de distintas disciplinas; y al final el capitán se da cuenta que con ellos, igualmente, puede recorrer el mundo y, bueno estoy espoileando el final de la obra, no necesita a los marineros, igualmente con estos artistas lo puede hacer.

_El espectáculo cómo es que surgió? ¿Lo tenían armado, se fue construyendo?

_Carlos: Este es un cuento que escribió Martin Joab, que lo cedió para el proyecto y nosotros lo adaptamos en base a la misma historia que se narra, donde lo respetamos bastante, pero se hizo una adaptación; y luego cada vez que actuamos lo adaptamos.

_Romina: La particularidad que tiene es que no necesitamos un escenario ni micrófonos. Se puede adaptar a cualquier espacio. Y como decía antes, si falta alguno o alguna, se puede reemplazar y readaptar.

_Carlos: Es muy simple. Hemos bajado de un micro, entramos a una plaza y en diez minutos armamos lo que necesitamos y lo hicimos. Esa obra tiene esa característica, por eso fue elegida; porque tiene muy poca producción y es de fácil montaje.

CRISPINES 4

 

_Desde 2017 llevan este espectáculo a otras provincias. Quisiera que cuenten esas experiencias. Cómo son los públicos, los espacios. Y en esta cuestión de que el espectáculo es fácil de llevar, qué encuentran, si encuentran algo de parecido, con las familias rodantes de teatro y circo.

_Carlos: De lo que yo recuerdo de las familias rodantes del circo, de cuando yo era chico, ese tipo de espectáculos, ya están armados. Nosotros no tenemos ese esquema. Si bien vamos a todos lados, armamos el espectáculo en base a lo que necesita la gente del lugar a donde llegamos. A veces nos ha pasado de ir a un lugar para hacer la obra del capitán Guillermo y terminamos haciendo otra cosa, una variete, o juegos.

_Romina: Y en cuanto a los viajes a otras provincias, el primer lugar donde estuvimos fue en Jujuy. Esa vez surgió de una manera muy espontánea; estábamos hablando con Lourdes (Herrera, la anterior coordinadora del proyecto), y dijimos, por qué no vamos a Jujuy con el Proyecto Social, y al instante en el grupo fue una respuesta súper positiva. Entonces comenzamos a juntar plata haciendo varietes, rifas y alguna fiesta; y en ese momento también se nos abrió otro camino. Algo que hablamos mucho es que, quizás antes el objetivo principal era llevar el clown a lugares donde no llega habitualmente; y ahora nuestro objetivo es ir a intercambiar lo que hacemos nosotros, con lo que tienen las personas a donde vamos, eso es lo principal.

Después estuvimos en Chaco, en Bolivar (Provincia de Buenos Aires), y el último fue en Tucumán; y ahora estamos planeando otros destinos (de fondo se escuchan el resto de los integrantes del grupo que están en la entrevista, festejar). Y los viajes fueron únicos y distintos entre sí; en el de Jujuy no había tanta planificación, era sobretodo ir viendo en el momento, buscando contactos. Justo nos pasó que estábamos en la provincia cuando sucedió el alud en Volcán (un muy fuerte alud que sacudió a gran parte de la provincia, donde la localidad de Volcán fue de las mas golpeadas). Nosotros fuimos con la idea de recorrer cada pueblito y por las condiciones climáticas no se pudo porque estaban las rutas cortadas. Entonces nos instalamos en Tilcara, donde hacíamos base; pero fue una experiencia hermosa, porque pudimos ir a Volcán, estuvimos con los voluntarios de alguna fundación que se encontraba prestando servicio de ayuda a los damnificados.

_Catalina: Nos encontramos con soldados y bomberos que fueron a ayudar.

_Romina: Una imagen que mas nos queda a nosotros de ese viaje fue un camión del ejercito lleno de payasos con barbijos por el polvo del alud. Después en Chaco el itinerario estaba mas organizado porque Mariana, una payasa del grupo que ahora se encuentra de viaje, tiene un primo que trabaja allá con bastante trabajo social; y ahí se estuvieron moviendo con su familia llevando la carpeta de Los Crsipines a distintos lugares: a la cárcel, al hospital, a escuelas, a asentamientos. Entonces estaba todo mucho mas organizado, de alguna manera. Fue un viaje también, muy intenso y muy lindo, pero otra experiencia muy distinta al anterior viaje.

Carlos: Cada viaje es un aprendizaje nuestro. El primero de Jujuy, nos abrió la cabeza, porque nos cambió la óptica totalmente, y allí fue que cambiamos el objetivo totalmente de lo que vamos a hacer. Ahí aprendimos a conocer a las personas, contactamos gente de otras culturas y aprender sus ritmos; y en base a eso, nosotros adaptarnos. Por lo tanto, el objetivo entendimos que no es llevarle el clown, sino compartir la vivencia. En algunos casos son personas en situaciones de mucha vulnerabilidad, pero en otros no, entonces es compartir cultura también. En el último viaje que hicimos, a Tucumán, no estuvimos en ningún lugar de vulnerabilidad; eran todas comunidades, y fue un intercambio de amor entre culturas. Eso fue tremendamente aleccionador y de aprendizaje total.

CRISPINES 1

 

_Bueno la última pregunta, por qué eligen dedicarle tiempo a este proyecto o, ¿qué los mueve a dedicarle tiempo a este proyecto?

_(Espontáneamente todos los miembros del grupo que se encontraban en la entrevista respondieron al unísono): ¡porque lo amamoooooos!!!!!! (Risas) –Romina: Está esperando la respuesta de verdad. Catalina: La respuesta individual de cada uno.

_Gabriel: Yo creo que las cosas que a uno le gustan no requieren de dinero, y a mí en particular este proyecto es lo que amo hacer. Me gusta mucho mas el acto de intercambio que actuar en un teatro, porque me parece que en el teatro está la convención y en cambio, en los lugares donde vamos es puro amor. Porque uno conquista y se deja conquistar por lo que sucede en el momento; no hay planificación,

_Catalina: A mí lo que más me mueve es el trabajo en equipo que se produce en Los Crsipines. Mas allá de que hago teatro por fuera de este grupo, acá hay algo del intercambio de amor y del trabajo en equipo que no lo veo en ningún otro lado que habito dentro del teatro. Y el sentir de que, aunque somos tan chiquitos en el mundo, estamos haciendo algo que está cambiando y que puede cambiar, y cambiarnos, trabajando desde un lugar que me apasiona, es lo que más me mueve.

_Gabriel acota desde el fondo: Cada vez más profundo va esto. Y Romina pide parar que se emociona.

_Romina: Bueno, un poco lo mismo. Como dijeron recién, el ser clown es hermoso, y poder llevarlo a este trabajo social, por así decirlo, me apasiona mucho y también siento que lo que hacemos es muy necesario y transformador. Entiendo que no transforma la realidad concreta, pero de alguna manera la mueve. Es muy difícil ponerlo en palabras, porque lo que se vive es muy fuerte; es una locura ver a una gran cantidad de payasos trabajando juntos para un mismo objetivo, es una fuerza que se siente, y un amor muy grande.

_Carlos: Yo descubrí el clown siendo grande, y fue muy revelador todo lo que significaba eso. Y cuando participé por primera vez en el proyecto social y vi la cara de las personas, de los chicos, en forma genuina descubriendo el payaso y agradeciendo esos treinta cuarenta minutos espectáculo, y te lo devuelven con la risa y el abrazo, siento que esto es lo que me gusta. Es algo genuino, sentir desde mi propio ser y compartirlo con el niño que tengo en frente y no sé quién es, ni cómo se llama. Esa devolución que ellos dan es mucho mas de lo que yo doy, y eso es lo que a mi me gusta y lo que hace que quiera seguir haciéndolo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s