Volver a los clásicos

Por Martina Szajowicz

Cuando alguien nos cuenta que se puede tener una experiencia multisensorial con un ejercicio pictórico realizado en 1933 es de no creer.  De esto se trata “Ejercicio Plástico”: mural con un fin práctico ejecutado en el sótano de Natalio Botana, famoso periodista y dueño del diario Crítica, quien a su vez le dio asilo a el autor principal David Alfaro Siqueiros proveniente de México.

VOLVER A LOS CLASICOS 1

 

“Ejercicio Plástico” es una obra colectiva realizada conjuntamente entre Siqueiros,  Antonio Berni (Argentina), Lino Enea Spilimbergo (Argentina), Juan Carlos Castagnino (Argentina) y el escenógrafo uruguayo Enrique Lázaro. Aquí, se ponen en juego tanto la experimentación formal como la material. Por un lado, rompen con la estructura del sótano, haciéndonos creer que descendemos hacia las profundidades marinas, donde somos interpelados por los distintos personajes representados, ya que los extraños en ese mundo somos nosotros. Además de esta novedad plástica, la forma de realizarlo es aún más llamativa. La utilización de nuevas y distintas tecnologías, como un cinematógrafo para proyectar las distintas fotografías en las que se basaron y la aplicación de las mismas con aerosoles directamente sobre los muros. Aquí, le dijeron chau a la retícula, para traspasar una obra en papel hacia la pared, y chau al pincel, ya que el aerógrafo le daba mayor velocidad y un valor industrial a la obra.

VOLVER A LOS CLASICOS 2

 

Si bien hoy puede no parecernos tan revolucionario, básicamente por haber sido atravesados por toda la historia del arte, siempre hay que ubicarse en espacio y tiempo. En una Argentina de 1933 atravesando la posteriormente denominada Década Infame y al frente del país el militar Agustín P. Justo, donde Siqueiros recibió un pase bastante estrecho de estadía por sus afiliaciones comunistas.

 

Esta aventura submarina que estuvo deshabilitada durante un periodo bastante extenso, 17 años debido a todo un proceso judicial, se exhibe orgullosamente en el Museo Casa Rosada (Avenida Paseo Colon 100), que los espera para recostarse, rodearse y hundirse en este ejercicio de principios de siglo XX.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s