ZAMA: La sublime espera de Don Diego

Por Tamara Snitman

1 

 

“Para los ciegos, la noche es más segura”… La particular interpretación cinematográfica de la novela Zama (1956) de Antonio Di Benedetto finalmente vio la luz a través de la cámara de la salteña Lucrecia Martel. Luego de una serie de eventos desafortunados que demoraron la concreción de la película (directores y productoras que no fueron, ediciones que se suspendieron y festivales truncos), Zama apareció en los cines argentinos como una co-producción internacional entre Argentina, Brasil, España, Francia, México y Holanda, con un elenco igual de diverso.

Zama no sigue una trama, en su lugar nos cuenta una anécdota casi pintoresca sobre un personaje que espera (y que mantiene al espectador también a la espera de la acción clásica). Don Diego de Zama (Daniel Giménez Cacho) es un funcionario americano de la Corona Española que desempeña labores administrativas en un puesto de frontera de la Asunción colonial, mientras aguarda la confirmación de su ansiado traslado a una capital. Alejado de su mujer e hijos, se ve obligado a aceptar cualquier tarea que le ordenen los Gobernadores para que se concrete la posibilidad de recibir el permiso del Rey para su partida. Sin embargo, los años transcurren y la llegada de buenas noticias parece cada vez más lejana…

Una de las imágenes más publicitadas del film ha sido precisamente la escena de apertura, en la cual vemos a Zama mirando el río con nostalgia y deseo. En su angustiante espera, Don Diego sufre, se deja humillar, alucina, y aun así no puede tomar decisiones. Casi como en una obra absurda de Beckett, él y todos los personajes que lo rodean están esperando algo que no llega, son seres que van y vienen.

2

 

Burocracia, políticos, mujeres, nativos, ladrones, son muchos los agentes que cumplen un rol en este paisaje inhóspito, pero en el fondo de todos ellos aparece siempre presente la naturaleza. No sólo la naturaleza del paisaje, sino también la humana, aquella que se encuentra escondida entre las pulsiones de hombres y mujeres y que solamente puede salir a la luz en un ambiente como el que vemos en Zama.

Aquellos espectadores familiarizados con el cine comercial deben tener en cuenta que este film pone en primer plano lo sensorial (y podríamos decir lo metafísico), antes que la narración dramática convencional. La maestría ya conocida de Martel para trabajar con el fuera de campo, voz en off, anacronías musicales y la profundidad de campo provoca un desbordamiento de los sentidos. Entonces escuchamos sonidos sin saber de dónde vienen y sentimos presencias que no se ven en pantalla. Así como una llama aparece respirándole en la cara a un personaje y luego un caballo en primer plano mira directamente al espectador, los encuadres de Zama minimizan al hombre frente al poder de la naturaleza.

3

 

En esta estética de lo sublime, veremos por un lado el desmoronamiento del cuerpo de Don Diego representando la decadencia de la civilización; mientras que por el otro, la omnipresencia de mujeres y metáforas animales no hacen más que subrayar las fuerzas naturales. Frente a un personaje que no puede llevar a cabo sus pulsiones sexuales, la película nos presenta nativas camufladas con la tierra, jóvenes inocentes y esclavas libertas. Sin duda, uno de los papeles más interesantes es la mujer aristócrata que interpreta Lola Dueñas, modelo de mujer moderna aborrecida por su independencia sexual y que se declara a sí misma como “esclava del deseo de posesión de los hombres”.

El espectador de Zama debe ir al cine preparado para una experiencia sobre todo sensorial, un enfrentamiento con dimensiones desconocidas. La espera perpetua que escapa a toda lógica y el paisaje sublime tienen como consecuencia un tiempo eterno, cuya metáfora perfecta ya aparece desde los créditos: el hombre como pez, condenado a ir y venir en el fluir del río.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s