La savia: Todo está guardado en la memoria

Por Lautaro Heger

la savia 2

En el reconocido cuento de Jorge Luis Borges llamado Funes, el memorioso observamos una exacerbación de la memoria, a tal punto que su personaje no puede determinar qué recuerdos son importantes y cuales son imprescindibles. Ésta característica de Funes era lo que le impedía pensar y, a su vez, establecer un punto de vista en el cual estar posicionado. Podríamos pensar en Elsa, protagonista de La savia, como una aproximación a Funes, más allá de que nunca se de esa exacerbación de recordar por recordar de manera individualista, Elsa necesita de la presencia de los demás y, además de sus plantas. Esas plantas guardan secretos, recuerdos y son los que evitan que Elsa se sienta sola, ya que en cada una de ellas hay una historia que debe plasmarse en su cuaderno. Ignacio Sánchez Mestre logra, al igual que en sus obras anteriores, construir una historia sencilla, con personajes entrañables que constantemente revisan su pasado y que necesitan de los otros para renacer o buscar eso que los hace felices. Y siempre se logra. Mirta Busnelli logra con su capacidad actoral pasar de un estado a otro, lo que le permite encarnar la particularidad de Elsa para pasar de un recuerdo a otro. Constanza Herrera y Agustín García Moreno complementan llevando a cabo personajes que son de gran importancia en la vida de Elsa y generan diversos climas que permiten atar los cabos para dilucidar esa manía de Elsa por escribir sus recuerdos y que queden plasmados, más allá de su propia memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s