Adiós Entusiasmo, un corrimiento de las lógicas establecidas

vladimir duran

 

Por Matías Katz

La actual edición del BAFICI está ofreciendo propuestas diversas y muy interesantes. Una de ellas es el film Adiós entusiasmo de la competencia oficial de Vanguardia y Género, dirigida por el director colombiano radicado en Buenos Aires, Vladimir Durán. Esta es una película que indaga en los vínculos familiares más allá de las lógicas conocidas en cuanto a narración, y al contrario el director en conjunto con un elenco de actores que interpretan muy bien esa búsqueda, indagan en qué hay más allá de lo que aparece de forma más llamativa en el film; y de esa forma le escapan a lo obvio. Además una cuestión interesante es cómo a medida que avanza la película los espectadores se van encontrando con cuáles son los vínculos entre los personajes sin la necesidad de que haya un argumento que lo explique de forma obvia; y esto sumado a que hay personajes y vínculos que quedan flotando en la atmosfera pero nunca generan ruido, sino que al contrario al público nos generan preguntas.

Así es como en la charla a continuación que tuvo Encuentro de Espectadores con Vladimir Duran, el director de dicho film, indagamos en sus influencias a la hora de contar historias, y cómo encaró tanto el trabajo de dirección de actores como de producción de Adiós entusiasmo.

_¿Qué hay de tu formación en actuación con Nora Moseinco a la hora de dirigir tanto en tu corto Soy tan feliz (2011) como en tu primer largo Adiós entusiasmo (2017)?

_Mucho, no solo en la parte actoral sino en la parte de contar una historia. De qué poner en primer plano, de que no poner en primer plano; y hay algo en la formación de Nora Moseinco que hace que sea muy de no avanzar con lo obvio sino de que algo sea atravesado por el cuerpo y de ahí que vaya surgiendo desde una lógica no convencional sino muy desde el impulso.

Y tanto en el corto como en la película traté de respetar mucho esto en cómo se armaba el film, y obviamente a la hora de dirigir los actores también. En el corto, por ejemplo, es un chico adolescente unas pocas horas con atracción homoerotica hacia alguien de su entorno, y no quería que eso estuviese en primer plano ni que se nombre eso sino jugar con otros momentos de cotidianeidad entre ellos, y que ahí se vaya filtrando.

En este caso (Adiós entusiasmo) hay un formato escénico muy fuerte donde una madre se encierra, y las razones detrás de ese encierro tampoco quise que se pusiera en un primer plano, sino explorar mas qué le pasa en ese contexto a los actores y a los personajes.

_Estudiaste antropología en Canadá y cine en Buenos Aires siendo colombiano. ¿ Qué hay de esa mixtura en las historias que contás?

_También mucho. O sea, no solo desde ese recorrido que cuentas, sino desde la infancia, vengo de una familia muy numerosa que vivió en muchos lugares desde chico. Como que tuve una educación muy multinacional (risas), no en el sentido mas conocido de la palabra. Entonces hay algo ahí de lo que atraviesa, de lo que se vuelve universal, de las referencias culturales a muchos países que siempre me han interesado mucho. En esta película está mas explayado: hay un padre brasilero pero no se dice. Hay mucho de la cultura brasilera, una canción brasilera, una tía brasilera que aparece. Pero también el personaje colombiano que interpreto. Como que hay algo que absorben cosas muy desde distintos lugares del mundo, y es una familia argentina de clase media alta venida a menos, medio progre medio culta de Monserrat.

_¿Cómo es esa relación entre actuar y dirigir que tenés en esta película?

_En este caso, al ser un papel muy secundario y al hacer de un outsider, como de un tipo que es muy observador, había algo muy en paralelo con la idea del director que mira, que es casi como el director que se mete en su propio mundo y mira, entonces me fue mas orgánico. Después, volviendo un poco a lo de Nora Moseinco, hay algo del proceso de actuación que se enseña ahí que trato también de llevarlo a la dirección. De estar abierto a lo que suceda, de buscar el accidente, o lo inesperado, el impulso no previsto que también quiero tener como director.

_La película tiene una trama que lleva a que se centre en situaciones y actuaciones. ¿Cómo se dio, y cómo fue específicamente el trabajo con los actores?

_El trabajo con los actores fue muy lindo de exploración. Nos juntamos unos meses antes a indagar. Hay muchas de las actrices que tienen la misma formación que yo (de Moseinco), de manera que entienden el lenguaje y qué no poner en primer plano y por donde explorar. Pero también con el niño, por ejemplo, que no tiene una formación actoral similar a la nuestra sino mas de teatro en el marco de su colegio, fue muy de decirle hacia donde no ir.

_¿Cuánto tiempo te llevó el proceso de armado de la película, desde el guión, la producción, el rodaje?

_Unos dos años de guión, no todo el tiempo, con lagunas y con momentos de procastinación; de preparación del rodaje un año. O sea que en total  unos tres años y medio; y de edición otro año y medio. La idea del guión comenzó en el 2014 y la terminé en el 2017.

_la foto del afiche de la película lo realizó Nora Lezano, ¿cómo es que llegaste a ella?

_Pensando en ideas para el afiche, y en el poco material gráfico que tenía, porque durante el rodaje me concentré mas en lo que interesaba para la película, se nos ocurrió si en el afiche se ve lo que no se ve durante el film, que es la madre. Entonces pensé en fotografiar justamente a la madre. Yo conocí a Nora, y quería una fotografía que fuese lindo visualmente. La contacte, se copó y finalmente moviéndose con la actriz que interpretó en la fotografía a la madre, le pedía distintas cosas e improvisación para ir fotografiando, y en un momento hizo un movimiento con la piernas sobre la cama, luego la giramos y queríamos que tuviera algo de abismo, y así llegamos a esa foto.

_La película desde lo actoral plantea bastante incomodidad y extrañamiento, y desde la cámara a nivel planos genera preguntas. ¿Es algo que intentaste que sea así?

Extrañamiento si, siempre quise que no hubiese una lógica común, sino corrida sin intentar definirla. Eh, incomodidad no, al revés. Siempre busqué en los actores mucha comodidad. Pero creo que igual hay algo de la lógica desfasada que te puede generar incomodidad y a la vez fascinación. Es como una gran pregunta, ¿Qué les pasa a esta gente? Y a mi siempre me interesa que se abra esa pregunta, y ni siquiera yo ni los actores poder contestarlo. Cuando se puede contestar de una manera concreta y acartonada, me parece que ahí se pierde la lógica desfasada y se vuelve reconocible.

_Vos antes de la proyección hiciste una mención a la actual situación del cine argentino. Me gustaría que des, al menos, una breve opinión tuya.

_Con el cine sucedieron cosas que está bien que prenda alarmas. Está bien que el gobierno dice que no son las razones que uno podría pensar (con respecto al desfinanciamiento del INCAA). Pero eso que generó en todo el mundo del cine es muy positivo, y hay que sostener esa llama viva porque finalmente hay muchos antecedentes para pensar que hay una mirada en el gobierno del papel del Estado en la sociedad que puede ir en contra de la protección del cine y de la cultura en general, y también de otros campos muy importantes que necesitan la protección del Estado. Entonces es una visión de sociedad que me parece que la gente que trabajamos en la cultura y en el cine específicamente, tenemos que cuidar mucho; y está bueno que sucedan estas cosas de estar despiertos a eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s