Carmen, una ridícula tragedia

Por Matías Katz

Carmen es una ópera dramática, con libreto en francés de Ludovic Halévy y Henri Melihac, basada en la novela homónima de Prosper Mérimée publicada en 1845. Y la ópera fue estrenada en 1875.

Esta obra ha sido reversionada infinidad de veces, ya sea en su formato original de ópera o en otros formatos. Por ejemplo en cine la grandísima artista argentina de principios del siglo XX, Niní Marshall hecho de una ópera dramática una parodia y ha levado la historia a una comicidad muy autentica del humor tan característico de esta enorme artista argentina.

Y como toda gran obra tiene muchas y muy diversas versiones, y el género del clown si hay algo en lo que le encanta es meterse con todos y cada uno de los géneros teatrales, es que llegamos al viernes a la noche al teatro Espacio Aguirre a ver Carmen, una ridícula tragedia. 

Esta obra trabaja a partir del código del clown con la original, o cómo los clowns intentan interpretar la original y terminan divirtiéndose con la ópera. Y en ese sentido el director Luís Levy encontró un doble recurso que termina favoreciendo, y mucho, a la puesta. ¿Y por qué? Porque el público ve (y se divierte mucho) a los clowns interpretando los distintos actos de la ópera y como les sale mal, y también se los ve detrás de escena con sus miedos y sus deseos puestos en juego. Y así vemos al actor que espera largo rato para su momento de torero, o la actriz que habla con su madre y le cuenta cómo van las funciones, pero en el medio de la conversación se da cuenta que está en medio del escenario. O vemos como los clowns fracasan intentando cantar en el idioma original. O vemos al actor que se emociona que se va a enamorar de Carmen, pero incluso en su intento de conquistarla fracasa.

Entonces, a través de un juego de luces simple, y con momentos donde se trabaja con sombras muy bien logradas, la obra muestra el adentro y el afuera de Carmen, y a partir de allí todos los juegos que se pueden desplegar con todo tipo de gags que proponen los actores en escena. Y en ese sentido es de destacar el trabajo físico que despliegan a través delos puros gags cómico físicos, y las coreografías muy bien logradas por Nadia Gomez.

Si hay algo que se le puede destacar a Levy en sus puestas desde Instrucciones 13,Un Martes, Dos Vidas, y con Carmen también, es la enorme capacidad de que algo simple pueda tener la complejidad de un universo armado detrás. Y es aquí que destacamos la puesta de esta obra, donde genera dispositivos escénicos simples pero que arman un mundo.Y por otro lado el gran valor de ver a Rosario Mejía, quien fuera dramaturga en sus anteriores obras, poniendo el cuerpo de forma simple pero sobria en Carmen.

Por eso recomendamos ver esta versión tierna y disparatada de la ópera Carmen.

Elenco:

Benda Lem, Federico Paiva, Gabriel Mercado, Inda Petrzela, Ivan Acciarressi, Jimena Vilacoba, Julia Eva Saggini, Pablo Seiman, Roberto Ordoñez, Rosario Mejía.

Diseño de vestuario y escenografía: Rocío Teleceiman e Indiana Arzamendi

Realización de vestuario: Susana Luque

Diseño de luces: Verónica Lanza

Operación de luces: Estefanía Piotrkowski

Diseño gráfico: Brenda Lem

Entrenamiento físico: Diego Starosta

Asesoramiento coreográfico: Nadia Gomez

Producción: Cielo, compañía de clowns

Colaboración especial: Mariana Senra

Asistente de escenario: Machi Barthaburu

: Asistencia de dirección: Carolina Simon Gerritsen

Dirección: Luís Levy

Viernes 22.30hs,Espacio Aguirre Aguirre 1270

carmen-2

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s