Permitidos, una comedia de enredos que se ríe de la farándula

Por Matías Katzpermitidos 2

Un gran mérito que tiene Ariel Winograd es que entiende a la perfección cuáles son los temas de su época. Entonces así como en 2006 (Cara de queso) hizo un film casi de culto, donde el tema era la vida dentro de un country judío y los conflictos interpersonales de gente que construye su mundo en un “ghetto”, sumado a los problemas comunes de chicos que están en la pubertad, o en la primera adolescencia;  en 2011 (Mi primera boda) utiliza un casamiento interreligioso como excusa para mostrar como muchas veces las relaciones de pareja son otra cosa de lo que muestran para los demás, y donde los odios, rencores y miserias humanas entre las familias están a la orden del día.

Y en 2016 Winograd devela el detrás de escena de los medios de chimentos de la televisión y del glamour y las “celebrities” y sus miserias, con su nuevo film Permitidos. Y como en sus anteriores trabajos mencionados vuelve a utilizar a elencos similares, en este caso poniendo en el coprotagónico a Martín Piroyansky donde en sus otros trabajos aparecía como actor de reparto.

Pero vale mencionar otros aspectos a destacar de este ya no tan joven director. Y es su gran capacidad para reunir las “estrellas” del momento, sumado a otros actores destacados y con trayectoria, junto con artístias que suelen ser del under teatral, o de la música. Fue el caso de la banda de rock Massacre en su film de 2006 haciendo una versión de “Te quiero tanto” del artista popular Sergio Denis, y es el caso de la actriz Maruja Bustamante, de larga trayectoria en el teatro porteño, en este nuevo trabajo.

Permitidos cuenta la historia de una pareja joven de chicos profesionales de clase acomodada que se están por mudar. Y en una cena con una pareja amiga juegan a ver quién sería el “permitido”, o sea un famoso con quien podrían estar se lo encuentran. Pero por una casualidad Mateo (Martín Piroyansky) conoce a su “permitida”, la actriz y modelo del momento, Zoé del Río (Lis Solari) y todo cambiará en la relación. La trama es sencilla, el director apela de manera excelente a las llamadas Scrowl comedies, o comedias de enredos, para que los dos protagonistas después de una larga seguidilla de conflictos hace que sobre el final todo vuelva a la normalidad sin que nada se modifique.

Lo que muestra la película por momentos es una saturación de fetichismo tecnológico, como si la marca de teléfonos y notebooks de la manzanita hubiera pagado para que su publicidad apareciera en el film; y el discurso que aparece en boca de Camila (Lali Esposito) criticando a la publicidad se contradice constantemente con planos propios del film, como cuando aparece la propia Camila besándose con el actor  que le encanta (Benjamín Vicuña) en un plano casi publicitario de la marca de gaseosa más conocida del mundo. Entonces el discurso de la película es una crítica a la farándula y la publicidad, pero se termina quedando más en la forma, que una crítica real.

Un punto a destacar en los films de Winograd, y Permitidos no es la excepción, es los actores y actrices que utiliza. Desde Mercedes Morán, Susú Pecoraro y Federico Luppi en Cara de queso, a Natalia Oreiro, Daniel Hendler, Gabriela Acher y Pepe Soriano en Mi primera boda; y en su nuevo film ya con actores jóvenes pero consagrados como Lali Esposito, Benjamín Vicuña, Lis Solari y su ya actor fetiche Martín Piroyansky.

Y en esta cuestión vale la pena detenerse. Porque algo que llama la atención en los films de este director es la variedad de actores y personalidades que utiliza. Desde actores de culto como lo eran Marcos Mundstock y Daniel Rabinovich ambos del grupo teatral cómico Les Luthiers, hasta artistas populares como Gino Renni o Soledad Silveyra; hasta pasando por actores y actrices jóvenes y que en su momento eran muy prometedores y hoy ya son consagrados como Julieta Zylberberg o Nahuel Perez Biscayart, hasta el ya mencionado Piroyansky. Entonces si hay algo que el espectador va a disfrutar mucho en este tipo de films, y en el caso particular de Permitidos, es del repertorio de actores y actrices de la televisión que se ríen de ellos mismos. Asi es el caso de Lis Solari donde su personaje Zoé del Río, no es más que una bastante fiel representación de ella misma, e incluso la misma actriz se permite reírse de ella como figura cuando en una escena le dice al personaje de Mateo que a todos los hombres les cuesta demostrar su virilidad frente a ella, haciendo referencia a su belleza y sensualidad.

Continuando en esta misma línea es de destacar el trabajo de Lali Esposito, ya que en este film demuestra su versatilidad actoral y cantante donde se destaca con su voz haciendo una versión de “Rata de dos patas” de la famosa cantante mexicana, Paquita la del barrio. Pero no solo eso, también demuestra que puede ser una muy buena actriz de comedia, cuando tiene sus ataques de ira que nos hacen acordar al ya clásico video del enojo del “tano Pasman” con el descenso de River yéndose a la segunda categoría del futbol argentino. Y es un gran mérito la dirección actoral que hace con Esposito, el director de este film.

Por eso recomendamos Permitidos, una comedia de enredos para ver en el cine con amigos y pochoclos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s